“A.R.C.A: ENTRANDO EN LA BENDICIÓN”

es40
LA FUENTE DE VIDA
July 26, 2016
diaoracion
LA IGLESIA EN COLOMBIA PROTEGE LAS FAMILIAS EN ORACIÓN
September 16, 2016

“A.R.C.A: ENTRANDO EN LA BENDICIÓN”

arca

Estamos viviendo tiempos trascendentales en nuestro país, y no solo como colombianos, sino también como creyentes, estamos siendo llamados por Dios a reaccionar y a asumir con responsabilidad la condición actual de nuestra nación, debido a que el enemigo ha querido tomar ventaja sobre el futuro de Colombia.

El profeta Jeremías declaraba: “Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Jehová; porque en su paz tendréis vosotros paz”, haciéndonos entender la importancia de ponernos en la brecha por nuestra nación, y no dejar que ningún poder del mal avance y destruya el propósito divino para el país (Jeremías 29:7). De esta manera, nos asegura el Señor, que tendremos esa paz verdadera y viviremos seguros, y es por esta razón que ha venido el sentir a nuestro corazón de levantar un gran ejército de intercesores que, durante 90 días, clamemos por la protección y dirección de Dios sobre nuestro país (12 veladas de oración y 24 horas orando constantemente en casas y en la iglesia).

Casos como el de Nehemías, Esdras y Daniel, nos muestran cómo Dios despertó a sus siervos a la intercesión, al clamor y al servicio, justo en momentos donde se necesitaba de una intervención divina para traer socorro a Israel. Pero las escrituras nos relatan cómo otro valiente hombre, que estaba viviendo algo similar en su nación, hizo la diferencia; fue un padre de familia que durante 90 días trajo el arca de Dios a su casa para que esta protegiera su descendencia. “Y el arca de Dios estuvo con la familia de Obed-edom, en su casa, tres meses; y bendijo Jehová la casa de Obed-edom, y todo lo que tenía” (1 Crónicas 13:14). Este hombre entendió, valoró y afirmó la presencia de Dios en su hogar, tanto que, en sólo tres meses, recibió la bendición abundante.

Nuestra motivación, así como este hombre, debe ser que nuestra familia, nuestra ciudad y nación reciban la bendición de Dios en plenitud, pero para esto hay 4 principios claves para que la presencia de Dios se active en nuestra casa y nación, y están relacionadas precisamente con las 4 iniciales de la palabra A.R.C.A:

● A = ALTAR FAMILIAR

Es un tiempo devocional con nuestra familia semana a semana. Debes tener en cuenta que la oración en familia y/o en pareja fortalece las relaciones, por eso debe ser una determinación no descuidar la continuidad de este tiempo. La familia que ora unida, permanece unida, y esta oración trae dirección, propósito y protección.

● R = RESTAURANDO RELACIONES

Dios está haciendo un llamado a los padres, para traer la marca de la identidad correcta a sus hijos, la identidad de Jesús, con palabras afirmativas y dirección, a fin de que nuestros hijos puedan realizar los sueños de Dios y vivir en el propósito. El Hogar es el huerto que el Señor nos entregó para cuidar, trabajar y labrar, donde los hijos también están llamados a poder tener una relación de confianza y respeto hacia sus padres.

● C = CÉLULA EN TU CASA

A través de las células se lleva la palabra de Dios, y ésta trae salvación, bendición y prosperidad al hogar que abre sus puertas para una célula. Jesús visitaba las casas porque tenía como objetivo transmitir el evangelio de manera personal. Deja las preocupaciones de lado y pídele a Jesús que entre en tu casa y que el Espíritu Santo obre en cada vida que entre en ella.

● A = APLICA LA SANGRE DE JESÚS

Solo el poder de la Sangre de Jesús puede limpiar, proteger y liberarnos de toda muerte y opresión sobre nuestra familia. Que en estos próximos 90 días puedas orar aplicando los siete derramamientos de Su sangre, que estés en contacto permanente con la Palabra y que puedas declarar libertad sobre tu familia y sobre Colombia.

Es tiempo de levantarnos a la conquista, que se escuche el sonido de un avivamiento y del despertar de un ejército de valientes que estén dispuestos a conquistar todo por medio de las armas más poderosas que tenemos como cristianos, la oración y la poderosa Sangre de Jesús.

Por. Claudia Castellanos · Pastora Principal Misión Carismática Internacional

Los comentarios están cerrados.