CUANDO DIOS NOS VISITA

SALIR DE LO ORDINARIO PARA SER PARTE DE LO EXTRAORDINARIO
julio 4, 2019
¿CÓMO ORAR CORRECTAMENTE?
julio 15, 2019

CUANDO DIOS NOS VISITA

TEXTO BÍBLICO

1 Crónicas 13:13-14

13 Y no trajo David el arca a su casa en la ciudad de David, sino que la llevó a casa de Obed-edom geteo. 14 Y el arca de Dios estuvo con la familia de Obed-edom, en su casa, tres meses; y bendijo Jehová la casa de Obed-edom, y todo lo que tenía.”

ALGO EN QUE PENSAR

Recordemos que el Arca del Pacto es una representación de la misma presencia de Dios aquí en la tierra. Obed-edom se ofreció llevar el Arca de Dios para que estuviera en su casa. Toda era recubierta de oro, tenía una urna en la cual estaban las tablas de la ley, una porción del maná y la vara de Aarón que reverdeció. Encima del Arca estaban dos querubines de oro con sus alas extendidas, los cuales cubrían la Gloria de Dios.

Obed -edom tenía tanto afecto por la presencia de Dios que anheló que el Arca estuviese en su casa, y cuando ésta llegó a su hogar, fue muy bendecido por abrir las puertas de su hogar para que la presencia de Dios morara allí.

Así como este hombre determinó recibir la bendición y plenitud que trae la presencia de Dios, y de esta manera su vida y familia fueron transformadas durante esos tres meses, nosotros debemos anhelar que el Señor nos visite y podamos ver la gloria de Dios en cada área de nuestra vida, en nuestra familia, ciudad y nación.

DESARROLLO

Cuando Dios nos visita:

 

  • HAY PROTECCIÓN

 

Cuando la presencia de Dios nos visita, podemos estar confiados y seguros. Cuando nos decidimos por Dios, del mismo modo, Dios se compromete, no solo a bendecirnos con abundancia, sino que activará Sus ángeles para que cuiden todo aquello que nos pertenece y lo que representamos.

Salmo 91:1-2 TLA

“1 Vivamos bajo el cuidado del Dios altísimo; pasemos la noche bajo la protección del Dios todopoderoso. 2 Él es nuestro refugio, el Dios que nos da fuerzas, ¡el Dios en quien confiamos!”

En el momento en que lo necesitemos, lo podremos llamar y Él vendrá a nuestro encuentro y nos visitará,  estará atento a nuestras necesidades, pues Él prometió cuidarnos y llevarnos a lugares de honra. Por eso nuestra relación con Él debe ser de plena confianza y dependencia.

 

  • SUCEDEN MILAGROS

 

¡Una visita cambia vidas! Jesús entendió este principio de la visitación, y por esta razón no basó Su ministerio en un solo lugar, sino que Él recorría las aldeas y lugares lejanos, con tal de ir y llevar el mensaje de esperanza, salvación y poder a cada vida y familia. En la Biblia encontramos varias personas que recibieron una visita directa de Jesús en sus casas y experimentaron los milagros más poderosos. 

Mateo 8:14-6

14 Vino Jesús a casa de Pedro, y vio a la suegra de éste postrada en cama, con fiebre. 15 Y tocó su mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó, y les servía.16 Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos

Recordemos la historia de la suegra de Pedro; esta mujer estaba enferma, postrada en su cama, pero al entrar en contacto con Jesús, inmediatamente experimentó el milagro de la sanidad. Y dice en estos verso anteriores que a Jesús le trajeron más personas endemoniadas y enfermas, pero que solo al desatar Su palabra de poder, fueron libres.

Dios quiere visitarnos para que podamos experimentar milagros poderosos: restauración familiar, sanidad, liberación y conquista.

 

  • HAY PROVISIÓN

 

¿Sabías que la raíz de todos los males es el amor al dinero? Éste es un excelente siervo, pero un pésimo amo. Dentro del plan divino de Dios para nosotros, todos los recursos existentes del reino de los cielos, son nuestra herencia, y Dios los destinó para que nosotros como Sus hijos, los tomáramos y usáramos para Su gloria. 

Recordemos que todo el ministerio terrenal de Jesús fué próspero; donde Él iba había bendición, abundancia y multiplicación. Jesús no sólo conocía las necesidades de las personas, sino que también las suplía, porque en Él estaba los recursos del Reino.

El mismo Señor afirma en Su Palabra: Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.” (Hageo 2:8), haciéndonos entender que Él es la fuente inagotable de toda provisión financiera y que cuando Él nos visita, viene prosperidad.

ORACIÓN Y MINISTRACIÓN

  • Antes de iniciar el tiempo de oración, recuérdales el pasaje de Hechos 2, cuando estaban todos los discípulos de Jesús unánimes y juntos, orando por un mismo propósito: la visitación del Espíritu Santo.
  • Tener un tiempo de orar en el espíritu, pidiendo por esa visitación de Dios sobre esa casa, desatando esa plenitud de Su presencia en medio de ellos.
  • Toma autoridad y reprende toda obra del enemigo que haya querido operar en contra de ellos en el transcurso de la semana (opresión, robo, división familiar, rebeldía, pecado, etc.). 
  • Ata el espíritu de Barjesús por medio de la Sangre del Cordero inmolado de Dios (espíritu lleno de todo engaño, de toda maldad, hijo del diablo y enemigo de toda justicia) que quiere trastornar los planes rectos de Dios en ellos.
  • Después de sentir la libertad, desata sobre ellos: protección de lo alto, unción de milagros y provisión para sus vidas.

Descargar