¿CÓMO DESATAR LA BENDICIÓN DE DIOS EN MI FAMILIA?

UNA MENTE RENOVADA
abril 1, 2019
LA VIRTUD DEL PERDÓN
abril 14, 2019
 

UNA MENTE RENOVADA

 

  • ¿CÓMO DESATAR LA BENDICIÓN DE DIOS EN MI FAMILIA?



    TEXTO BÍBLICO


    Salmos 127:1 a

    “Si el Señor no construye la casa, el trabajo de los constructores es una pérdida de tiempo”



    ALGO EN QUE PENSAR

     

    Esta generación ha estado muy confundida en cuanto a la imagen correcta de la familia. Se ha vuelto común ver familias fragmentadas y matrimonios que no se llevan bien. También es muy común ver a los niños ser dañados por sus padres, padres que no saben criar a sus hijos con amor, esposos deshonestos que no aman a sus esposas, y también mujeres que ya no aprecian a sus esposos. Hay un gran conflicto dentro de la casa. Por eso, nuestra prioridad es cuidar de nuestra familia ya que es la primera misión que Dios nos ha dado. Todo empieza por darle libertad total al Espíritu Santo para que nos enseñe a sembrar en nuestra casa y edificar nuestras generaciones sobre el fundamento correcto. Así que si deseas que el ambiente de tu casa siempre esté saturado de la presencia de Dios, te invitamos a poner en práctica estos 3 principios.


    DESARROLLO

     

  • SE UNA PERSONA DE PACTO
  • Un pacto es un acuerdo entre dos partes. Una boda es sellada con un pacto, donde la pareja se compromete a mantener fidelidad, el amor y el respeto mutuo, sea cual fuere la situación por la que tenga que atravesar, todo esto con el anhelo de honrar al Señor.

    Si tú decides ser un hombre o una mujer de pacto, esto traerá estabilidad a tu familia. Recuerda que el Señor Jesús dijo que el hombre sabio es aquel que oye la Palabra de Dios y la obedece, lo cual desata la firmeza necesaria al hogar para soportar cualquier prueba.

    Si hasta el momento no has experimentado plenitud en tu relación matrimonial, es tiempo de entrar en pacto. De esta manera podrás quitar la pausa, obtener visión  para edificar tu matrimonio, podrás visualizar y proyectarte junto con tu cónyuge hacia el cumplimiento del propósito de DIos.

     

  • BUSCA LA DIRECCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO
  • Juan 14:26 a

    “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas”


    Cuando conoces al Espíritu Santo, Él empieza a obrar en tu vida de maneras sobrenaturales. Te ayuda a vivir una vida de fe en victoria, a crecer en la relación con Dios hasta alcanzar la plenitud de Su bendición en cada área de tu vida.

    El Espíritu Santo te permitirá obtener cada vez más la revelación de la Cruz, de manera que puedas dejar allí tu carácter, tus debilidades, tu vieja naturaleza y experimentar el intercambio divino, obteniendo todo lo bueno que Jesús conquistó a través de su sacrificio, para traer el reino de Dios a tu hogar.

     

  • PROPICIA UN AMBIENTE DE ARMONÍA
  • Isaías 50:4


    “El Señor Soberano me ha dado sus palabras de sabiduría, para que yo sepa consolar a los fatigados. Mañana tras mañana me despierta y me abre el entendimiento a su voluntad”

     

    Debemos entender que el ambiente se forma por medio de palabras, actitudes y pensamientos. La clave para crear un ambiente de armonía familiar es el dominio propio. ¿Cómo reaccionas ante circunstancias adversas? Cuando la reacción del hombre es la de perder los estribos, ya sea con su esposa o hijos, aunque piense que tiene la razón o no, esa reacción deja el ambiente afectado y cargado. Las palabras ásperas o una actitud despectiva pueden afectar el resto del día, incluso puede causar malestar por años, si se se afectan las emociones del otro.

     


    ORACIÓN Y MINISTRACIÓN



    • Evalúen el estado de las relaciones con cada una de las personas que hace parte de sus familias. ¿Cómo están con su cónyuge y con sus hijos? Hagan un alto en el camino y decidan mantener la fidelidad, el amor, el servicio y el respeto entre cada miembro de la familia. ¡Determinen ser personas de pacto!
    • A partir de hoy permitan que el Espíritu Santo ponga en orden cada área de su vida, de manera que puedan madurar espiritual y personalmente y formar cada vez más un carácter ideal, el carácter de Jesús.
    • Esfuércense por construir relaciones saludables con su familia y con quienes les rodean. Desechen la ira de su vida y eviten culpar a otros, tengan  una palabra de bendición a diario para su pareja, para sus hijos etc. No permitan el sarcasmo, las palabras ofensivas o de menosprecio.