HAGAMOS TEMBLAR LA TIERRA

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE GANAR ALMAS?
noviembre 2, 2018
LA FUENTE CORRECTA
marzo 5, 2019

HAGAMOS TEMBLAR LA TIERRA

TEXTO BÍBLICO

Génesis 11:1-9

Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras. Y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron allí. Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla. Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra. Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres. Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer. Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.

ALGO EN QUE PENSAR

Este es un pasaje vemos que todos tenían una sola lengua y unas mismas palabras, las condiciones ideales que todo líder desearía tener dentro de su equipo, un ambiente de unidad donde todos hablen de lo mismo y estén comprometidos en lo mismo. Sin embargo, vemos que algo estaba incorrecto delante de Dios y por eso tuvo que intervenir. ¿Por qué no prosperó la obra? ¿Por qué vino confusión? Miremos algunos aspectos importantes que responden a estas preguntas y aprendamos realmente lo que significa hacer temblar la tierra.

 

DESARROLLO

 

 

  • NO USARON LOS MATERIALES CORRECTOS

 

  • Vemos en este capítulo de Génesis que estos hombres no usaron la roca para su construcción sino que ellos mismos hicieron ladrillos, esto representa hacer las cosas a nuestra manera, sin tener en cuenta a Dios y buscando nuestros propios intereses.
  • El Señor en Su palabra nos habla del fundamento sobre el cual cada persona debe edificar su vida, su familia, su matrimonio, su ministerio y sus decisiones, y esta es la Roca, lo cual es Jesús.
  • Ser llamado por Dios para ser personas de reino es el mayor privilegio que alguien pueda recibir. Pero para serlo, necesitamos tener el fundamento correcto. ¿Estás edificando tu matrimonio, familia y ministerio con la Palabra?

 

  1. DEJARON DE CONQUISTAR

Dios había llamado a Abraham, Isaac y Jacob para que conquistaran y se extendieran a lo largo de la tierra, pero vemos que las personas que estaban construyendo la torre tuvieron temor y decidieron edificar en una llanura, limitando su vida y entrando en la zona de confort.

Muchas veces cuando hay momentos de cambio y transición viene el temor a tocar nuestras vidas, nos conformamos con lo que tenemos o sabemos y dejamos de conquistar. Lo que Dios anhela es que salgas a ser luz para los demás, a ser de influencia en medio de tus actividades diarias con las personas de tu casa, de tu trabajo etc.

Es tiempo de levantarnos a liderar sin temor y a ser de testimonio, porque mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo.

 

  1. CONSTRUYERON ALGO PARA SÍ MISMOS

A veces perdemos de vista la importancia de edificar para Dios y olvidamos que nuestros talentos, nuestras fuerzas provienen de Él. La familia, los hijos, los discípulos y los empleos son dádivas que Dios ha entregado a nuestro cuidado para ser verdaderos mayordomos.

Por eso, vale la pena preguntar ¿Cómo estás edificando tu familia? ¿Cuál es el propósito de tu matrimonio? ¿Por qué predicas en tu célula? No se trata de impresionar a los demás, se trata de agradar a Dios en todo los que digamos y hagamos.

La confusión viene cuando andamos complaciendo nuestros deseos y excesos. ¿El “yo quiero, yo pienso, yo siento” aún está dominando tu vida? Es necesario declarar como Pablo: ¡a diario muero! Permite que sea el Señor direccionando cada área de tu ser.

  1. EL LENGUAJE DE LA ORACIÓN

Hechos 2:1-4 NVI

Después de haber orado, tembló el lugar en que estaban reunidos; todos fueron llenos del Espíritu Santo, y proclamaban la palabra de Dios sin temor alguno.

  • Al igual que el relato en el pasaje de Génesis, muchos años después hubo un lugar donde nuevamente todos hablaron un mismo lenguaje, pero en esta oportunidad con un propósito diferente, el cual está registrado en el libro de los Hechos y fue a través del Pentecostés. Todos allí se encontraban en unidad, dispuestos a recibir la dirección de Dios y la llenura del Espíritu Santo para extender la predicación del evangelio.
  • A lo largo del libro de los Hechos la frase “ellos oraron” se menciona alrededor de 48 veces. ¡La oración era parte de la naturaleza de los discípulos de Jesús! ¿Cuándo fue la última vez que tú oración hizo que la tierra temblara? ¿Cuándo fue la última vez que clamaste y sentiste que algo sucedió en el mundo espiritual?
  • ¡Tus palabras tienen poder! Cuando tu lenguaje es la oración, buscas la voluntad de Dios y declaras Su Palabra entonces recibes vida, bendición y experimentas liberación y  milagros sobrenaturales.

ORACIÓN Y MINISTRACIÓN

  • Toma un tiempo para enseñar a tus discípulos a agradecer por el lugar donde Dios los ha puesto, nuestra iglesia MCI. Este es el lugar que Dios ha elegido para llenarlos de Su espíritu, y donde les enseña hablar el lenguaje de la oración, de los sueños y de la conquista.
  • El enemigo desea confundir haciendo que nos quedemos en la misma condición y en el mismo lugar. Oren como equipo declarando que a partir de hoy  determinarán fundamentar su vida sobre la roca, que es la Palabra de Dios y verán avivamiento en cada área de su vida.
  • Toma un tiempo para que cada persona de la célula haga un listado de 3 peticiones en las que necesite ver la respuesta de Dios. Invítalos a que hagan equipos de 3 y enséñales el poder que hay en el acuerdo. La idea es que puedan compartir entre ellos sus necesidades y tomen el tiempo para orar juntos, creyendo que el Espíritu Santo tomará control y actuará a favor de cada uno.