VENCIENDO LA TENTACIÓN

perdon30
EL PERDÓN UNA OPORTUNIDAD PARA LA REDENCIÓN
October 5, 2015
clarasandovalcb
AMOR ES ACCIÓN · ENTREVISTA CON CLARA SANDOVAL
October 20, 2015

VENCIENDO LA TENTACIÓN

fotovenciendo (1)

“Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal…” Mateo 6:13 a

 

ALGO EN QUE PENSAR

Todos enfrentamos la tentación de una forma u otra, pero la única manera de vencerla es por medio de la fe. Cuando Jesús oró y dijo: “no nos metas en tentación” (Mateo 6:13), estaba queriendo decir¨: “danos la fuerza o la fe para soportar”.

La gente cae en tentación por falta de fe, porque al quitar los ojos de Jesús, se hunden en los deseos de este mundo.

Un episodio similar sucedió con Pedro cuando iba al encuentro con Jesús caminando sobre las aguas (Mateo 14:27-33). Apenas miró las circunstancias. comenzó a hundirse y gritó: “Señor, ¡Ayúdame que me ahogo!”. En ese momento Jesús extendió Su mano, y le dijo: “¿Por qué dudaste, hombre de poca fe?. Lo que hizo que Pedro se hundiera fue su falta de fe.

 

Una persona que tiene un alto nivel de fe nunca caerá, por eso debemos mantenernos firmes en esa fe.

 

  1. CONOCER EL MUNDO ESPIRITUAL

 

Lo primero que se debe tener en claro es que así como existe Dios, existe también el adversario, por lo tanto, no lo podemos ignorar.

En este mundo siempre están los polos opuestos: está la luz, y también las tinieblas; está la justicia, pero también la injusticia; está la bondad, y también la maldad, etc.

Debemos entender que no podemos estar en ambos al mismo tiempo: no puedo tener una parte de mi corazón con Dios, y otro con Satanás.

Debes tomar la decisión de servir a Jesús y ponerte de Su lado.

Pablo dijo que fuimos trasladados de la potestad de Satanás a la potestad de Cristo, pues antes éramos hijos de ira, pertenecíamos al reino de las tinieblas porque estábamos en ignorancia; pero ahora somos hijos de la luz, pertenecemos al reino de Jesucristo porque Él nos dió vida, y vida en abundancia.

 

  1. CUIDAR LAS PALABRAS

 

La murmuración es un pecado que siempre se comete con la lengua y del cual debemos cuidarnos.

Murmuración es quejarse de una situación, ya sea de lo financiero, personal, de otros; es hablar mal de tus líderes, pastores o personas de autoridad; también es hablar mal del país, la ciudad, la política, los gobernantes.

Todas esas palabras negativas, contrarias a la fe, sólo pueden provenir de una sola fuente: el adversario.

Toda persona que presta sus labios a la murmuración, simplemente abre la puerta al destructor, y todo lo que toca el destructor, lo acaba.

No podemos pretender servir a un Dios espiritual con una mente carnal; por eso, si logras tener el carácter de Cristo, podrás vivir en la dimensión de la fe.

 

  1. USAR A DIARIO LA ARMADURA ESPIRITUAL

 

Efesios 6:11

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.”

 

Debemos vestirnos de toda la armadura de Dios para estar firmes contra las asechanzas del diablo. ¿Por qué Él preparó una armadura para cada uno de nosotros? Porque nuestra lucha no es contra carne ni sangre, sino contra principados, contra potestades y huestes espirituales de maldad.

La lucha no fue declarada contra personas, sino contra los poderes demoníacos de maldad que operan en un lugar o en una persona.

El apóstol Pablo dijo en Efesios 6:13 “ Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes”, porque él entendía que el día malo es el día que se presenta la adversidad, la prueba, y que ésta tratará de sacarnos del propósito de Dios, pero debemos creer que en Cristo somos más que vencedores.

 

  1. FORTALECERNOS EN EL SEÑOR

 

Efesios 6:10

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.

 

Esto significa que como resultado de nuestra intimidad con Dios, Él nos llena de Su presencia, soplando aliento de vida dentro de nosotros y, a través de la oración, podemos ver las circunstancias ser transformadas positivamente.

Sin importar las batallas que estemos librando, al venir al Señor con nuestras cargas, en ese tiempo de intimidad con Dios, es cuando sentimos que el bálsamo del Espíritu Santo inunda todo nuestro ser, al mismo tiempo podemos contemplar la Cruz y sentirnos juntamente crucificados con el Señor. Cuando esto sucede, nuestra debilidad se convierte en fortaleza y nos llenamos de la fuerza que proviene de Dios para conquistar.

DESCARGAR ESTUDIO PARA CÉLULAS

Los comentarios están cerrados.