ME PIERDO EN TU AMOR

jonas
“JONÁS”, NUEVO SENCILLO DE GENERACIÓN 12 KIDS
March 7, 2016
pazfinanciera
6 PASOS PARA SALIR DE DEUDAS
March 18, 2016

ME PIERDO EN TU AMOR

“Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos. Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido. Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer”.

Juan 15: 7-15

ALGO EN QUE PENSAR

En una de sus enseñanzas, Jesús hace la analogía entre el árbol de la Vid, el viñador y el fruto. La vid es el arbusto que produce las uvas, con las que se hace el vino, y para que se produzcan los mejores vinos, los viñadores se preocupan por mantener la vid y su entorno en las mejores condiciones.

Qué debes hacer para experimentar el amor de Jesús?

  1. PERMANECER EN JESÚS

“Si permaneces en mi”. (Juan 15:7)

El primer reto que Jesús nos coloca es permanecer en su amor, en su presencia y ser uno solo con Él. Jesucristo siempre mencionaba que Él era uno con el Padre, lo que nos debe llevar a anhelar cada día el experimentar el amor del Padre a través del Hijo; ese amor que lo llevó a la Cruz y al sacrificio más sincero y maravilloso del mundo, porque se negó a sí mismo, cargó nuestras culpas y triunfó sobre nuestros argumentos y condenación.

Jesús se entregó como la eterna fuente de amor y de compasión hacia nuestra vida, y como Él mismo lo dijo en Juan 15 verso 13 “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.”

En este relato Jesús nos asegura que Él es la vid verdadera y que el Padre Celestial es el viñador que cuida que la vid tenga los nutrientes esenciales para dar un fruto abundante, pero también nos advierte que aquella rama que se desprenda de la vid no podrá dar fruto, porque deja de recibir la savia que proviene de la fuente. Si nosotros quitamos nuestra mirada de Jesús, somos semejantes a esa rama que se desprende y muere; sin embargo, si nos mantenemos pegados a la fuente, disfrutaremos de la generosidad, del amor y del cuidado del más grande viñador, nuestro Padre Celestial, porque separados de Él nada podemos hacer.

  1. PERMANECER EN LA PALABRA

“Si mis palabras permanecen en tí” (Juan 15:7b).

Cada palabra que sale de la boca de Jesús es un río de gozo, paz, amor, consolación y exhortación; cada una de sus enseñanzas nos acerca más al Padre y nos revela los deseos de Su corazón. Permanecer en su palabra nos da los fundamentos para todas las acciones y determinaciones en nuestra vida.

Nuestras relaciones y decisiones no pueden tener mejor guía que la palabra de Dios, ya que al ser viva, nos llena de fe, de poder y de unción. Las palabras de Jesús fueron adornadas de sencillez para que nosotros pudiéramos entenderlas y aplicarlas a nuestra vida; Él se esforzó por enseñarnos a través de parábolas y pensamientos sencillos pero poderosos, para que en nosotros fuera engendrada la fe y el amor por su obra.

  1. ENTRANDO EN AMISTAD CON JESÚS
“Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Vosotros
sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamaré siervos, porque el siervo
no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que
oí de mi Padre, os las he dado a conocer” (Juan 15: 13-15).
Jesús nos llama “sus amigos”. Qué más alto honor podríamos tener que ser llamados sus amigos. Este verso nos muestra el nivel de intimidad que Dios desea tener con nosotros. Es inimaginable pensar que aparte de rescatarnos de la oscuridad y limpiarnos del pecado, a través de su sacrificio, Jesús desea estar cerca a nosotros y que seamos sus amigos. Por esa razón, cada día debe ser una oportunidad para corresponder este nivel de confianza y de amor.

Los comentarios están cerrados.