LIBRES PARA CONQUISTAR

instrumento14
SIENDO INSTRUMENTO EN LAS MANOS DE DIOS
June 9, 2015
es16
HECHOS A SU IMAGEN
June 30, 2015

LIBRES PARA CONQUISTAR

estudio15pr
“Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará́ libres.” (Juan 8:31· 32).

ALGO EN QUE PENSAR

En la antigüedad era muy común el mercado de esclavos y era habitual verlos en la plaza pública. La gente los identificaba porque encima de sus cabezas había puesta una lanza y quien poseyera los recursos suficientes podía comprar alguno de ellos. Los esclavos no tenían derecho a opinar, era como si no tuvieran voluntad. Un hombre de negocios llegó en cierta ocasión al mercado de esclavos y compró a una mujer muy hermosa.

Ella se sentía aterrorizada porque no sabía el futuro que le esperaba, pues sabía que podría convertirse en la esclava sexual de este hombre o, quizás, tuviera que hacer los trabajos más pesados. Cuando estaba delante de su nuevo dueño, le escupió́ el rostro en un gesto de impotencia y frustración; mas el hombre no reaccionó agresivamente como ella esperaba, sino que tomó un pañuelo y se limpió el rostro, luego tomó el documento que le daba el completo derecho legal sobre ella y se lo entregó: “Eres dueña de tu propio destino”. Dio media vuelta y se alejó de ella.

La mujer, sorprendida por lo que estaba aconteciendo, corrió́ detrás de aquel hombre y le pidió́ humildemente permanecer a su lado y poder servirle. Algo similar fue lo que hizo Jesús con nosotros, pues en cierta manera estábamos en el mercado de esclavos, había una lanza sobre nosotros.

Un día Jesús pasó y nos vio en la plaza del mercado y fuimos agradables ante sus ojos, decidió́ pagar un precio por nuestro rescate y el precio fue Su Sangre.

1. SIENDO LIBRES DEL TEMOR

“El temor del hombre pondrá lazo; más el que confía en Jehová será exaltado” (Proverbios 29:25)

Uno de los mayores opositores al desarrollo espiritual de los cristianos es el temor. Es como un gigante que se interpone en su camino, que le cierra el paso y le impide continuar con la misión encomendada. El espíritu de temor tratará de poner toda clase de pensamientos negativos en su corazón para debilitar al espíritu de conquista que hay en usted; intentará desanimarle por todos los medios posibles para que usted no se realice en muchas áreas importantes de su vida.

El temor es uno de los mayores enemigos que tenemos que enfrentar en nuestro peregrinaje por esta tierra.

El temor nos lleva a mirar las circunstancias con los ojos naturales y no con los ojos de Dios.

El temor impide que las personas vean las bendiciones de Dios. Aunque están cerca de ellas, nunca pueden alcanzarlas. Carecen de vista espiritual desarrollada, pero si se convierten al Señor la venda les será́ quitada.

Al visitar a un amigo en su casa de campo, fui recibido por dos enormes perros Rottweile, quienes me mostraban sus agudos colmillos. Lo único que me separaba de ellos era una delgada cerca de alambre, y noté que ellos no se atrevían a pasar la cerca.

Cuando mi amigo salió a recibirme, mirando la cerca me dijo: “Ellos ni lo intentan porque saben que les iría muy mal, pues toda la cerca está con energía eléctrica”. Esto me hizo reflexionar en que muchas veces el temor trata de intimidarnos y nos muestra sus colmillos. Mas cuando sabemos que el Señor está de nuestro lado, habrá una cerca invisible que no permitirá que el temor nos haga daño.

Pastor César Castellanos

2. COMPRENDIENDO EL PODER DE NUESTRAS PALABRAS

"Dejad las simplezas, vivid, y andad por el camino de la inteligencia” (Proverbios 9:6)

Ninguna palabra que sale de la boca de Dios carece de poder ni de autoridad. De igual modo, una declaración o una confesión que hagamos es la expresión de nuestra fe.

La Palabra de Dios es una mensajera que no puede volver hasta haber cumplido Su misión. Cuando usted da una palabra, se convierte en un decreto, puede ser confesar sus sueños, es decir, aquello en lo que cree y que anhela. Al confesarlo, está activando el reino espiritual.

Si alguien habla una palabra negativa, esa palabra activa la esfera espiritual demoníaca, libera a poderes demoniacos a que le persigan para que se cumpla todo aquello que se dijo. Y si usted declara las promesas de Dios, activa la esfera angelical que vendrá́ en su ayuda para que alcance todo aquello que desea dentro de su corazón, traerá libertad y una paz sobrenatural.

3. EXPERIMENTANDO LOS BENEFICIOS DE SER LIBRES

“Pero clamaron a Jehová́ en su angustia, y los libró de sus aflicciones. Envió́ su palabra, y los sanó, y los libró de su ruina” (Salmos 107:19·20)

Mientras estuvo en la tierra en forma humana, Jesús, el Verbo de Dios, usó ese cuerpo para destruir la maldición y para dar a conocer la bendición a todos la humanidad. Satanás se ensañó́ contra Jesús; pensó́ que destruyéndolo terminaría con Su obra. Al matar a Jesús simplemente exterminaba la enfermedad y la muerte; porque con la muerte de Jesús en la Cruz del Calvario se quitaron todos los argumentos que había contra la humanidad.

Jesús lo sabía; Satanás no. Por eso en la Cruz del Calvario antes de morir, dijo: “Padre, consumado es”. La muerte de Jesús se transformó en la mayor bendición para toda la raza humana, SE CONVIRTIÓ EN NUESTRO BOLETO DE LIBERTAD. Jesús nos dio la victoria en la Cruz del Calvario.

Estos son algunos de los beneficios de vivir en libertad a través de la Sangre de Jesús:

  • Protección para usted y toda su familia
  • Será prosperado en todas las cosas
  • Plenitud de bienes
  • Tendrá buena salud
  • Su alma prosperará

“La conciencia es un preso bajo el poder de Dios; Él la retiene, sus grillos entran en la misma alma; lo hace con su Palabra, y verdaderamente Él es el único que puede encerrarla o soltarla; ni el mundo entero es capaz de abrir la puerta de hierro, soltar sus grillos y dejar al pobre preso en libertad, hasta que Dios dice la palabra”.

George Swinnock.

Hoy viviremos los beneficios de ser libres, correremos con ímpetu, con la certeza de que Dios está con nosotros, que sus bendiciones y protección nunca se acabarán.

Los comentarios están cerrados.