LAS PRIORIDADES QUE CONDUCEN AL ÉXITO

es40
EMANUEL, DIOS CON NOSOTROS
December 21, 2015
vidaequilibrada
UNA VIDA EQUILIBRADA
December 30, 2015

LAS PRIORIDADES QUE CONDUCEN AL ÉXITO

estudio15pr

“Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas”.

Deuteronomio 6:5

ALGO EN QUE PENSAR

Dios es un dios de orden, por lo tanto, Él anhela que nosotros como Sus hijos, podamos vivir de manera sabia y ordenada en cada área de nuestra vida, para así poder experimentar la plenitud de la bendición en todo. Cuando la Palabra nos enseña acerca de amar al Señor con todas nuestras fuerzas y con todo el corazón, es porque Él nos está mostrando que si dependemos de Él, todo el resto de cosas que necesitamos serán añadidas porque Él tiene el poder para hacerlo.

Estas son 5 prioridades que debes tener presentes en tu vida para que puedas vivir en plena bendición:

  1. DIOS

Muchos creen en Dios, pero no viven enamorados de Él. Dios quiere que le amemos con toda nuestra mente, alma, fuerzas y corazón desde el primer instante en que nos despertamos. El desea que en cada respiración sintamos Su presencia, que tengamos una relación profunda con el Espíritu Santo. Él debe tomar el primer lugar en nuestras vidas.
Una relación debe cultivarse, por eso es muy importante tener una vida devocional constante, que se activa cuando separas un buen tiempo del día para orar, adorarlo y estudiar la Palabra a profundidad. Antes de iniciar cualquier actividad en el día debemos buscar más y más la presencia de Dios.
(Si aún no lo saben, explícale a tu célula brevemente qué es y cómo hacer el devocional).

 

  1. TU PROPIA VIDA

Tu vida es muy importante porque es el canal a través del cual fluye el Espíritu Santo.
Debes cuidar tu cuerpo y eso implica tener disciplina al comer: así estarás aportando un grano de arena para mantener un buen estado físico.

Debemos cuidar también las emociones, examinar en tu interior si todavía hay heridas del pasado que no te permiten ser libre en esta área y buscar la sanidad plena. Nosotros somos el instrumento de Dios y Él necesita una herramienta santificada.

Analiza cuánto tiempo inviertes en ti mismo aún para descansar: es muy importante que cuidemos de nuestra salud porque de ella depende nuestra productividad y eficiencia en nuestras labores diarias.
Pídele al Espíritu Santo que te muestre cuales son esos hábitos negativos que te están afectando y llévalos a la Cruz para que puedas experimentar libertad.

 

  1. LA FAMILIA

La célula más importante es la familia, ni el ministerio ni el trabajo deben anteponerse a nuestro tiempo familiar. Ellos son el regalo que Dios nos ha dado y debemos esforzarnos en amar con todo el corazón a aquellos seres queridos.

Debes identificar si tal vez hay marcas negativas que han estado por años (palabras, maldiciones proferidas, peleas) y busca la manera que sean sanadas y restauradas para que puedas comenzar un año en bendición. La mejor medicina es el perdón.

  • Si aún tu familia no se ha convertido al Señor, ora y cree en la promesa de Hebreos 16:31 “Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu casa
  • Si eres hijo, ama y respeta a tus padres. La Palabra lo enseña en el libro de Efesios 6: 2-3 “Honra a tu padre y a tu madre”. —que es el primer mandamiento con promesa—, “para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra”.
  • Si eres el jefe de familia, propón en tu corazón hacer que todos tus hijos conozcan de Dios y le sirvan por convicción y no por imposición, así como lo hizo Josué al ejercer su autoridad espiritual y determinó el rumbo para su familia “Yo y mi casa serviremos al Señor” (Josué 24:15). Enséñale a tus hijos a orar, llévalos a la Zona Kids desde pequeños, ya que allí se conectarán con la Palabra de Dios de una manera creativa.
  • Sé una persona amorosa y respetuosa con tu cónyuge, entre los dos busquen siempre la armonía y el estar en acuerdo.

En la familia, el hombre tiene el deber de proveer para las necesidades de cada miembro de la familia.

 

  1. EL MINISTERIO

Estamos en tiempos postreros y Dios está trayendo un gran despertar espiritual donde es importante extender Su reino en la tierra. Hacer el ministerio se puede resumir en una palabra:

compasión; cuando miras a tu alrededor y te duele la necesidad de otros y sabes que la única respuesta es Jesús.
Dios no tiene hijos predilectos, ni pocos escogidos. Muchos piensan que el llamado al liderazgo es para algunas personas, que no todos pueden ejercerlo, pero esto no es cierto, Él quiere contar con cada uno de nosotros para extender Su obra. Eres parte importante del cuerpo de Cristo, eres importante para la iglesia, la cual no es una organización, sino un organismo donde cada miembro, por poco que lleve en la iglesia, es valioso y tiene mucho potencial por explorar.
Muchos piensan que necesitan experiencia para compartirle a otros, pero lo único que necesitas es disponer tu corazón para hablar de lo que Dios está haciendo en ti e invítalos a la célula y a la iglesia.
Pasos sencillos para ser parte del liderazgo:

  • Asiste regularmente a la célula y a tu reunión del fin de se- mana: no vayas sólo, invita a otros.
  • Participa de un encuentro, allí tu vida será cambiada y recibirás el sueño de Dios para tu vida
  • Haz parte de Capacitación Destino, un lugar de formación espiritual donde aprenderás las bases de tu caminar con Cristo.
  • Apoya a tu líder en las actividades del ministerio
  • Anhela estar en un equipo de 12, es una gran bendición el hacer parte.

 

  1. TRABAJO SECULAR

El trabajo es muy importante, pero cuando ocupa el primer lugar, produce una fuerte descompensación espiritual, familiar, física y ministerial. En nuestra sociedad hemos visto cómo el afán por alcanzar riquezas ha hecho que las personas se enfoquen solo en el trabajo. Ten una vida equilibrada, busca primero el reino de Dios y Su justicia y todo lo demás será añadido (Mateo 6:33)

Muchos se exceden trabajando porque buscan ser prospera- dos, pero la prosperidad proviene de Dios. Ora para que seas más productivo y tengas nuevas estrategias para crecer financieramente.

Como cristianos debemos dar testimonio con nuestros jefes. La oración y la acción harán que todo lo que hagas prospere fácilmente.

 

DESCARGAR ESTUDIO PARA CÉLULAS

Los comentarios están cerrados.