LA BUENA SEMILLA QUE DA FRUTO

mcihistorias (1)
TESTIMONIOS DE VIDA: HISTORIAS MCI
March 13, 2015
luzestudio
ES TIEMPO DE BRILLAR
March 29, 2015

LA BUENA SEMILLA QUE DA FRUTO

semilla

“Después dijo Dios: produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así” (Génesis 1:11).

ALGO EN QUE PENSAR

Existen árboles de todo tipo: los hay muy frondosos y fornidos, árboles que dan excelentes frutos en el momento del año adecuado. Estos frutos son un manjar para el paladar, y proveen nutrientes y vitaminas a todos los que los consuman.

Hay otros árboles que crecen bastante, pero no son tan frondosos ni fornidos como los de la categoría anterior. Los árboles de este grupo dan bastantes frutos, pero la fruta no es todo lo jugosa y dulce que podría haber sido.

Hay otro grupo de árboles que no se desarrolla mucho, quedando más bien pequeños y dando muy pocos frutos. Los escasos frutos que da no pueden comerse debido a su acidez. Son ese tipo de frutos que la gente escupe cuando los prueba.

Hay un último grupo de árboles que no se desarrolla en absoluto y casi no da frutos. Su existencia es casi completamente vana ya que no da ni ofrece aquello para lo cual vino al mundo.

Si nuestra vida humana pudiera compararse con los grupos de árboles, en función de la calidad y cantidad de frutos que damos al mundo, ¿En qué categoría podríamos estar?

Como vemos en el versículo inicial, el mismo Dios tuvo que dar un decreto para que quedara lo sólido aparte del agua y a eso sólido, el mismo Señor lo llamó tierra. ¿Esto qué significa? Que nosotros debemos concretar los sueños que Dios nos ha dado y debemos declarar lo que queremos ver específicamente.

  1. ÁRBOL DE SEMILLA ABUNDANTE

¿Por qué a la iglesia llegan personas que son árboles pero que no tienen nada de semilla? Dios quiere que seas una persona que lleve mucho fruto en todas las áreas de tu vida.

En algunos casos hay un faltante de ideas y creatividad, que nos limita a ser esas personas productivas; esto no solo lo vemos en la iglesia, sino también en la familia, trabajo o estudio. Cuando somos conscientes de esto, debemos entrar determinantes con una oración y súplica para que el Señor traiga ese cambio de mentalidad y nos permita ser árboles de buena semilla.

También es una bendición cuando podemos trabajar con personas que no se intimidan ante nada, y que con agrado se enfrentan a cualquier desafío. Dios te quiere usar para llevar un mensaje de salvación y de esperanza a otros, y que puedas ser de ejemplo para muchos. Que tu vida sea un punto de referencia para los demás debido a que eres como ese árbol que da frutos buenos. 

  1. ÁRBOL DE BUENAS RAÍCES

Lo que nosotros logramos ver de un árbol es su tronco y sus ramas y hojas, pero lo que nunca vemos son las raíces, que son las que se arraigan a la tierra y no dejan caer el árbol. También a través de las raíces del árbol, sus frutos reciben el alimento necesario para crecer.

Muchas veces nosotros trabajamos en nuestro fruto externo, en que los demás me vean bien, en que pueda dar una buena impresión a los demás, pero no nos preocupamos por el fruto interno, que es nuestro carácter.

Es importante comprender los principios de fe para luego ver como nuestra vida será como ese árbol que da fruto y fruto en abundancia; por esto es necesario trabajar en nuestro carácter.

Hay algunos que están enredados en problemas y no tienen la oportunidad de visualizar su fruto: en este caso es importante llevar todo a la Cruz y dejar delante de Jesús tus cargas. 

  1. ÁRBOL FRONDOSO

Muchas veces pasamos tiempos de prueba y en estos momentos es cuando debemos pensar en qué enseñanza el Señor nos quiere dar o a donde Dios nos quiere llevar, posiblemente a un tiempo de quebrantamiento para tener una victoria increíble.

Muchas veces tenemos que renunciar a lo que nosotros pensamos, sentimos o queremos, para dejar que la voluntad de Dios se cumpla en nuestra vida. Cuando puedes soltar aquello a lo cual más te has aferrado, ya sea un sentimiento, un recuerdo, un trabajo, un hábito, podrás vivir una vida abundante, de propósito.

Los comentarios están cerrados.