EN LAS MANOS DEL ALFARERO

pescalonsoanita
EVANGELISMO EFICAZ A TRAVÉS DE UNA PESCA
July 17, 2015
fuerza20
FUERZA PARA VENCER
July 27, 2015

EN LAS MANOS DEL ALFARERO

alfarero19
“Con tus manos me creaste, me diste forma. Dame entendimiento para aprender tus mandamientos” (Salmos 119:73).

ALGO EN QUE PENSAR

Existe una gran diferencia entre confiar la vida en las manos de Dios y caer en las manos de los hombres. Una estrategia del adversario es entrar de manera sutil en la vida de las personas y silenciosamente ganar terreno hasta tener completo control sobre ellas.

Frecuentemente, las heridas que más perturban al ser humano son las causadas por quienes más confiesan amarlo; entre ellos, el cónyuge, los hijos, los padres o los hermanos. Si una herida física no es tratada debidamente produce infección; de igual manera, si una herida emocional no recibe el tratamiento adecuado, produce una especie de infección interna que luego se manifiesta en amargura, odio, venganza, depresión, soledad, tristeza, inseguridad, miedo, etc.

El propósito de Dios fue crear al hombre y que éste pudiera ser plenamente feliz y disfrutara toda clase de bendiciones, por eso, a través de Sus manos, el Señor le imprimió fuerza y poder a su interior, tomando del barro y transformándolo hasta darle Su imagen y semejanza, llenándolo de vida al soplar en su nariz. Como dice el apóstol Pablo, nosotros somos “la obra maestra de Dios”; Sus manos se entregaron a formar nuestras vidas, y Él como un buen alfarero, nos da la forma que necesitamos.

Job 10:8-12 (RVC) “Tú, con tus propias manos me formaste; ¡me hiciste y me rehiciste! 9 Recuerda que fuiste tú quien me dio forma, ¿y ahora deshaces ese barro que moldeaste? 10 Me batiste, como si batieras leche, y me hiciste cuajar, como queso. 11 Me recubriste con carne y piel, y entretejiste mis huesos con mis nervios. 12 Me diste vida y me llenaste de amor; con tus cuidados protegiste mi espíritu.”

Lo que representan Sus manos:

1. SANIDAD PARA NUESTRAS HERIDAS

“Jesús le respondió: «Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de unos ladrones, que le robaron todo lo que tenía y lo hirieron, dejándolo casi muerto. Por el camino descendía un sacerdote, y aunque lo vio, siguió de largo. Cerca de aquel lugar pasó también un levita, y aunque lo vio, siguió de largo. Pero un samaritano, que iba de camino, se acercó al hombre y, al verlo, se compadeció de él y le curó las heridas con aceite y vino, y se las vendó; luego lo puso sobre su cabalgadura y lo llevó a una posada, y cuidó de él.”. Lucas 10:30·34

Durante el tiempo que Jesús desarrolló Su ministerio aquí en la tierra, Sus manos nunca descansaron de hacer el bien y se convirtieron en la expresión de Dios para redimir, no solamente un pueblo, sino a todas las naciones de la tierra.

Sus manos trabajaron incansablemente como las manos del alfarero y no descansaron hasta ver culminada Su obra.

El Señor en medio de la aflicción del ser humano, se detiene y lo observa; ve la magnitud de su herida y derrama gotas de Sangre que brotaron de Su cuerpo llagado y con esto ata rápidamente lo que está fuera de orden y da sanidad absoluta al corazón y emociones del hombre. Las manos de Jesús hacían a los ciegos ver, a los sordos oír, a los mudos hablar; manos que limpiaron leprosos, levantaron muertos, sostuvieron los débiles y trajeron libertad.

Esas mismas manos que quedaron fijadas en el madero, se convirtieron en el único puente que comunica al hombre que ha fallado con un Dios compasivo y misericordioso. Las manos de Jesús hoy quieren traer sanidad, protección, ayuda, quieren dar vida y sanidad a tu interior.

2. CREAN Y DAN FORMA

“Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos, y la luna y las estrellas que has creado, me pregunto: ¿Qué es el ser humano, para que en él pienses? ¿Qué es la humanidad, para que la tomes en cuenta?” Salmos 8:3·4

El hombre fue creado con una dotación de libertad que le permitiera escoger sus propios caminos. Así como Dios es trino, creó a un hombre trino: El padre, el hijo y el Espíritu Santo crearon el espíritu, el alma y el cuerpo del hombre; así fue como del barro lo creó para convertirlo en Su obra maestra.

1 Crónicas 29:12 “De ti proceden las riquezas y la gloria. Tú dominas sobre todo. En tu mano están la fuerza y el poder, y en tu mano también está el engrandecer y el dar poder a todos.”

David se hace a un lado para darle toda la gloria a Dios por la prosperidad que Él ha dado al pueblo y reconoce que:

  • En las manos de Dios está la fuerza
  • En las manos de Dios está el poder
  • En las manos de Dios está el engrandecer
  • En las manos de Dios está el dar poder a todos

¿Qué significa esto? Que si la mano de Dios, que creó todo lo que existe, está sobre tu vida, tienes nuevas fuerzas, tienes el poder para vencer sobre el enemigo y conquistar las áreas de tu vida que necesitan un milagro y tienes también la unción para crecer y multiplicar.

3. DESATAN PODER

“Ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a estos siervos tuyos proclamar tu palabra sin ningún temor. Extiende también tu mano, y permite que se hagan sanidades y señales y prodigios en el nombre de tu santo Hijo Jesús.”” (Hechos 4:29·30)

El adversario quería que el nombre de Jesús fuera borrado de las mentes de las personas, para que nadie supiera la victoria que había conquistado en la Cruz del Calvario.

Por tal motivo, los cristianos de la iglesia primitiva se determinaron a orar para que el Señor extendiera Su mano operando sanidades y prodigios en el nombre de Jesús. Por eso los apóstoles recibieron como respuesta de Dios los dones del Espíritu Santo, a través de los cuales hicieron milagros sobrenaturales.

Cuando Sus manos están puestas sobre tu vida, viene como consecuencia la llenura de los dones y talentos del Espíritu Santo, y es ahí cuando puedes evidenciar los milagros más poderosos.

Los comentarios están cerrados.