CAMINANDO EN EL PROPÓSITO DE DIOS

somosunonota
#SOMOSUNO2015: “HEMOS VENCIDO”
July 9, 2015
bucaramanganoticia
CONSTRUYENDO CASA PARA DIOS
July 17, 2015

CAMINANDO EN EL PROPÓSITO DE DIOS

proposito18
“Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación del que dice a Sión: ¡Tu Dios reina!” (Isaías 52:7).

ALGO EN QUE PENSAR

Jorge Washington Carver, famoso científico afroamericano, dejó este testimonio: “Tomé un cacahuate (maní), lo puse en mi mano y dije: “Señor Creador, ¿qué hay en este cacahuate?”. Y el Creador me dijo: “Tienes inteligencia, descúbrelo”. Y eso fue lo que hice. Los descubrimientos maravillosos de este hombre fueron el resultado de una alianza feliz de fe y perseverancia.

El doctor Carver era un hombre devoto, que tenía la fe de un niño, que creía que cada descubrimiento era una revelación, lo cual es ciertamente así. También era un hombre de acción que trabajaba sin descanso en su laboratorio. Fue esto lo que le permitió ser una bendición para la humanidad.

Algunos de sus logros fueron: Ciento cinco recetas de comidas basadas en el maní. Más de cien productos hechos con maní útiles para el hogar y la granja, incluyendo cosméticos, pinturas, plásticos, gasolina y nitroglicerina. ¿Puede usted imaginar todo lo que Dios haría a través de su vida si sólo comprendiese cuál es el propósito de Dios para usted?

No permita que el enemigo bloquee su mente, que la haga improductiva, que le quite la fuerza de conquista. Sino que póngase en las manos de Dios y deje que Él le use llevando alegría, esperanza, paz y vida a un mundo que tanto lo necesita.

Recuerde que sus pies siempre andarán en el perfecto propósito de Dios.

La Sangre que Jesús derramó cuando sus pies fueron clavados en la cruz, aplicada sobre nuestras vidas, restaura el propósito para el cual fuimos llamados y nos encamina en la senda correcta. Sabía que cuando Jesús estuvo colgado en la cruz, tenía que apoyarse sobre el clavo que tenía atravesado en su talón, para poder tomar aire pues su pecho estaba completamente comprimido?

Cuando hacía esto, todo el peso de su cuerpo recaía sobre sus tendones, provocándole un dolor indescriptible cada vez que inhalaba.

1. SIGUIENDO LAS PISADAS DE JESÚS

“Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor”. Mateo 9: 35·36

Jesús al caminar las ciudades y aldeas percibía la gran necesidad que había en la vida de la personas que allí se encontraban.

Necesitamos compartir con el Señor cada cosa que pasemos, por pequeña o insignificante que para nosotros parezca, es lo que a Él le permite conocernos, conocer nuestras necesidades.

2. COMPARTIENDO CON OTRAS PERSONAS EL MENSAJE DE JESÚS

“Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían.” Marcos 16:20

Jesús enseñaba a través de su Palabra, las buenas nuevas de salvación. Es necesario que tengamos un contacto constante con las escrituras, pues por medio de ellas es que recibimos protección y guardamos nuestra descendencia.

Permanecer en Jesús es mantener contacto con Su Palabra. Ninguna bendición espiritual se logra si no sabemos cómo conquistarla en oración a través de la fe. Aquellos que se resisten a dar fruto para el Reino de Dios, se convierten en leña que alimentará el fuego.

El Señor solo se concentra en los que viven encendidos espiritualmente y son apasionados por dar fruto abundante para que se glorifique Su Nombre.

3. SU LLAMADO ES PARA MI

“Jehová cumplirá Su propósito en mi” (Salmos 138:8a)

Aquellos que hemos creído en Jesús y que somos parte de su iglesia, tenemos la gran responsabilidad de darle continuidad al sueño que comenzó Jesús. Esto sólo podrá ser una realidad, si logramos hacer de cada creyente un canal que pueda compartir con otros las buenas nuevas de salvación.

“Por vereda de justicia guiaré, por en medio de sendas de juicio, para hacer que los que me aman tengan su heredad, y que yo llene sus tesoros” (Proverbios 8:20-21).

Él quiere bendecirnos en todas las áreas; somos nosotros quienes resistimos esta forma de bendición, tal vez se deba a que estamos acostumbrados a hacerlo todo con las fuerzas humanas. Nuestros pies siempre se deben mantener en el propósito divino y lo mejor es lavarlos a diario quitando de ellos toda impureza que nos pueda afectar sacándonos de la senda.

A diario debemos tomar la sangre que brotó de los pies de Jesús y aplicarla a nuestras vidas, para que de esta forma nos mantengamos siempre en el propósito que el Señor nos trazó.

Los comentarios están cerrados.