CONFIANZA PLENA EN DIOS

¿CÓMO RECIBIR VERDADERA LIBERACIÓN?
June 20, 2018
VERDADEROS REFORMADORES
July 3, 2018

“Te aconsejo que pongas en manos de Dios todo lo que te preocupa; ¡Él te dará su apoyo! ¡Dios nunca deja fracasar a los que lo obedecen! ¡Por eso siempre confío en Él!”.

Salmos 55:22-23 TLA

ALGO EN QUE PENSAR

Una de los principios más importantes a desarrollar en la vida de un líder, es aprender a depender y confiar en Dios, y esto es algo que se aplica para cada área de su vida.

Entender que, para desarrollar una confianza plena en Dios, que nos permita descansar en que obrará en nuestro favor y tiene el control absoluto, nos lleva a tomar la resolución de hacer de la Palabra nuestra prioridad, pues sólo a través de ella podemos conocer Su corazón, Su poder, Su autoridad y nos llenamos de la seguridad de que el Señor cuidará de nosotros, de nuestro hogar, de nuestros hijos y de nuestro fruto.

  1. DELEITARNOS EN DIOS 

“Y la manera de tener vida eterna es conocerte a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú enviaste a la tierra”  Juan 17:3

Solo cuando empezamos a conocer el corazón de Dios, aprendemos a descansar en Él; aceptamos Sus propósitos y disfrutamos de una vida en plenitud. No resulta fácil confiar en alguien a quien no conocemos, por eso, empezar a desarrollar ese sentimiento de bienestar, no es algo instantáneo, es necesario invertir tiempo. Lo mismo sucede cuando nos acercamos a Dios; para tener la certeza que Él se interesa por nosotros y tiene bajo Su cuidado cada área de nuestra vida, debemos cultivar una íntima relación con Su presencia.

Deleitarnos en la lectura de Su palabra y escudriñar lo que las Escrituras enseñan, nos permitirá escuchar Su voz, recibir la semilla de fe y creer que Él desea protegernos, animarnos, proveernos, ser nuestro Refugio y Torre fuerte.

  1. NECESITAMOS VER Y ESCUCHAR

“Despertará mañana tras mañana, despertará mi oído para que oiga como los sabios” Isaías 50:4b

Para confiar en que Dios traerá respuestas, milagros y sobre todo para aprender a depender de la guía del Espíritu Santo, implica recibir la vista y la audición espiritual.

Cuando fijas tus ojos en lo que Dios quiere que veas, entonces sales de una vida común, temerosa y llena de duda y te conviertes en una persona extraordinaria. Cuando escuchas la voz del Espíritu Santo, recibes la fe que mueve montañas, y empiezas a llamar las cosas que nos son como si fueran, a visualizar la sanidad y a ver cómo la rebeldía sale del corazón de tus hijos.

  1. PERMANECER EN LAS PROMESAS

Cuando Dios te de una promesa, debes tomarla como un tesoro, guardarla, confesarla y hacerla evidente a otros. Debes ser un protector de cada Palabra que Dios te da, no permitas que la duda, el temor o los momentos de prueba te las roben.

Cambia la preocupación y la angustia por la firme confianza en lo que Dios ha dicho de ti, teniendo control de tus pensamientos, cambiando la atmósfera con palabras cargadas de vida y permaneciendo en aquello que Dios te ha prometido.