DISCIPULADOS PARA DISCIPULAR

COMO RECIBIR LO NUEVO DE DIOS
May 14, 2018
CUANDO SOY DÉBIL, SOY FUERTE
May 24, 2018

“Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas”.

Mateo 11:29

ALGO EN QUE PENSAR

La búsqueda prioritaria del ser humano es tener paz mental. Lamentablemente, el hombre ha recibido las consecuencias de alejarse de Dios, y siente que su alma anda divagando por la tierra sin encontrar el reposo que tanto anhela. El hombre se ha llenado de ídolos, y se ha envanecido, preocupándose por sus logros en la profesión, deporte, en la política, etc.

Sabemos que la mente es el campo de batalla donde el enemigo tiende a disparar esos dardos negativos y de duda que nos hacen apartar del propósito original de Dios para nuestras vidas; pero Jesús es el único que puede ejercer una influencia positiva en nuestro carácter, y si gobierna en nuestras vidas, Él mismo se encargará de quitar toda influencia negativa que hubiésemos recibido en el pasado.

Los líderes que Dios quiere levantar en estos días deben destacarse por la firmeza de su carácter; también por ser personas que se fortalezcan en medio de las pruebas y puedan fortalecer a otros, pero también que estén dispuestos a quitar toda confianza de sí mismos para depositarla plenamente en Dios.

Veamos algunas características indispensables que debe tener un verdadero discípulo de Jesús:

  1. ESPÍRITU DE SERVICIO

“Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”.

Colosenses 3:22-23

No debemos servir a Dios o a los demás con un interés de por medio, como quien quiere agradar solamente a los hombres, sino debemos hacerlo con un corazón sincero, temiendo a Dios en todo tiempo, sabiendo que Él está por encima nuestro y discierne la intenciones del corazón.

Todo lo que hagamos debemos hacerlo de corazón, como para el Señor y no para agradar a otros.

  1. MAYORDOMÍA

“Y dijo el Señor: ¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su señor pondrá sobre su casa, para que a tiempo les dé su ración? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. En verdad os digo que le pondrá sobre todos sus bienes”. 
Lucas 12:42-44

Debemos aprender a ser buenos mayordomos, es decir buenos administradores de los recursos que Dios ha puesto en nuestras manos. Debemos administrar bien nuestro tiempo, talentos, dones, y aún nuestras finanzas.

  1. DILIGENCIA

“El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada”.

Proverbios 13:4

Todo líder se organiza de tal manera que logra cumplir sus metas. No permite que el tiempo se le escape de las manos, sino que hace buen uso de él, con el fin de edificar la vida de otros.

  1. CORAZÓN COMPASIVO

“Que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón”.

Romanos 9:2

El apóstol Pablo recibió una profunda compasión por aquellos que Dios le había confiado como discípulos y que había traído a su lado. Él como buen líder, velaba por su crecimiento espiritual y siempre oraba por ellos.

  1. DESTREZA EN LA PALABRA

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”.

2 Timoteo 2:15

Todo líder debe tener un profundo compromiso con tener contacto diario con la Palabra. Debe tener un deseo ardiente por estudiar, de manera continua y sistemática, las Escrituras, para que al compartir con otros la Palabra, lo haga de manera correcta, guardando la doctrina.