EL DESPERTAR DEL GUERRERO VALIENTE

¿POR QUÉ DEBEMOS ENTRENAR PARA LA GUERRA ESPIRITUAL?
April 3, 2018
LA CREACIÓN
April 13, 2018

“El Señor es un guerrero; su nombre es el Señor”.

Éxodo 15:3

ALGO EN QUE PENSAR

¿Alguna vez te has puesto a pensar cómo es Dios? Esta es una pregunta que comúnmente muchos se hacen, y a lo cual responden algunos: “Yo me imagino a Dios sentado en un trono blanco, dirigiendo el mundo desde arriba con un cetro”. Otros en cambio piensan: “Dios es solo amor. Lo imagino con Sus barbas blancas, una túnica blanca resplandeciente y sonriendo a todo y a todos”.

Pero algo muy diferente vemos a lo largo de las Escrituras. Si bien es cierto que Dios es amor, bondad, misericordia, perdón, compasión, también la Palabra lo describe como “Un guerrero”, poderoso y fuerte en batalla, valiente, capaz de derrotar a todos los enemigos de Su pueblo, y dispuesto a desatar juicio sobre aquellos con corazón perverso y pecaminoso que no se quieren volver de sus malos caminos.

Debemos entender que nosotros, al ser Hijos de Dios, tenemos Su misma naturaleza, la de un guerrero valiente, y que por lo tanto hacemos parte de Su gran ejército de batalla, el cual se debe levantar en este tiempo contra toda obra de las tinieblas.

Debemos ser conscientes que nuestros enemigos no son de este mundo, sino que Satanás es un enemigo que siempre está buscando robar, matar y destruir (Juan 10:10) y que también tiene a disposición un escuadrón de maldad, los principados y potestades, que buscan siempre destruir al hombre.

Pero nosotros estamos llamados a conformar el mejor de los ejércitos: ¡el ejército de valientes guerreros que Dios quiere usar en este tiempo!

Esto es lo que debes tener en cuenta para ser ese valiente guerrero:

  1. ARREPENTIMIENTO

El arrepentimiento quizás es el principio espiritual básico que menos recalcan los predicadores contemporáneos. Pero si vemos detalladamente, el mensaje claro desde el principio hasta el final del Nuevo Testamento es este: “Primero arrepiéntete, luego cree”. Tenemos que pedirle a Dios que nos revele cualquier pecado que esté oculto en nuestras vidas y debemos confesarlo delante de Él, llevándolo a la Cruz del Calvario, y pidiendo que una sola gota de la Sangre de Jesús, remueva toda mancha de pecado y todo argumento.

“No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.” (Lucas 5:32).

  1. COMPROMISO

Según Romanos 10:9, hay dos condiciones esenciales para la salvación: creer en nuestros corazones que Dios levantó a Jesús entre los muertos, y confesar con nuestra boca que Jesucristo es el Señor.
De esta manera le estamos dando el control absoluto a Él de nuestras vidas: nuestro tiempo, dinero, talentos, prioridades, relaciones, etc. ¡No podemos retener nada!

Todo soldado de este poderoso ejército debe estar dispuesto a darlo todo por Su Entrenador y Salvador, obendeciéndolo en todo.

  1. GUARDAR LOS FUNDAMENTOS DE LA DOCTRINA

Tener la doctrina correcta es la base de la fe cristiana.

“Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.” (1 Timoteo 4:16).

La doctrina correcta aplicada en la forma correcta, producirá las relaciones correctas. Nuestras relaciones personales deben reflejar la doctrina que vivimos y enseñamos.

Para esto es importante que estés en contacto permanente con tu líder de 12, quien seguramente te instruirá correctamente en los fundamentos de la Palabra, para que puedas vivir una vida abundante en todas las áreas de tu vida.

Esto te llevará también a relacionarte con otros creyentes de sana doctrina que te edifiquen y no te desvíen de la senda correcta.