DIOS NOS LLAMÓ A ESTABLECER SU REINO

SÍ ES POSIBLE CAMBIAR EL RUMBO DE NUESTRA NACIÓN
February 27, 2018
TIEMPOS PROFÉTICOS QUE MARCAN LA HISTORIA
March 10, 2018

“Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder”.

1 Corintios 4:20

ALGO EN QUE PENSAR

Al dar inicio a Su ministerio aquí en la tierra, Jesús tenía la certeza que venía a este mundo con la misión específica de establecer el Reino de Dios en cada lugar y en cada corazón. Este mes, nos uniremos a una sola voz para pedir Su reino en nuestras vidas, ministerios, familias y naciones, siendo revestidos del poder de lo Alto. Toma un tiempo con tu equipo y juntos decreten con fe que cada célula de la Misión Carismática Internacional verá el Reino de Dios manifestarse con poder.

Este es el tiempo que Dios estableció para desatar un avivamiento sin igual y Él quiere usarnos para este gran propósito ¡Él desea que florezcamos como iglesia para que podamos ser influencia! Este es el tiempo donde aprenderemos que el Reino de Dios no consiste en palabras sino en poder y seremos testigos de cómo milagros ocurrirán, cómo cadenas se romperán y cómo los cielos se abrirán para poder conquistar todo lo que anhelamos por medio de la Sangre de Jesús.

“Pues sucedía que cuando Israel había sembrado, subían los madianitas y amalecitas y los hijos del oriente contra ellos; subían y los atacaban. Y acampando contra ellos destruían los frutos de la tierra, hasta llegar a Gaza; y no dejaban qué comer en Israel, ni ovejas, ni bueyes, ni asnos. Porque subían ellos y sus ganados, y venían con sus tiendas en grande multitud como langostas; ellos y sus camellos eran innumerables; así venían a la tierra para devastarla”
Jueces 6:3-5

Debemos entender que al hablar de reino, hablamos también de una guerra y un enemigo espiritual. A la luz de la Palabra, podemos ver en la época de Gedeón, que aunque los campos estaban sembrados y el ganado prosperaba, fueron devastados por el ejército enemigo, destruyendo el fruto de la tierra y acabando con la comida. El propósito del enemigo contra la iglesia es impedir que prospere, es robar la palabra fresca de Dios y que las semillas que se han sembrado en el corazón de cada creyente, se sequen y no den fruto, oponiéndose al avivamiento.

Es vital que al igual que el pueblo de Israel, podamos levantar un clamor genuino y como nunca antes podamos levantar nuestra voz en intercesión, de tal manera que venga el Reino de Dios con redención y victoria para nuestras naciones.

  1. EL REINO DE DIOS SE ESTABLECE A TRAVÉS DE UN CLAMOR GENUINO

“De este modo empobrecía Israel en gran manera por causa de Madián; y los hijos de Israel clamaron a Jehová”. Jueces 6:6

¿Has sentido que el fruto en algún área de tu vida ha sido robado? ¿Ha venido el enemigo a destruir lo que te ha costado trabajo, a robar tu espíritu de conquista? Al igual que el pueblo de Israel, Dios permitió esta circunstancia para llevarlo a una sola cosa: “Clamar”

Cuando clamamos al Señor:

    1. Somos revestidos del poder del Espíritu Santo lo cual nos lleva a desenmascarar al enemigo, quitándole así su influencia sobre nuestras vidas, familias, negocios, finanzas, ciudades y naciones.
    1. Nuestro corazón se hace más sensible y obediente a la Palabra de Dios. Cuando determinamos vivir de acuerdo a Su palabra, podemos resistir al enemigo ya que estamos sujetos a la guía del Espíritu Santo.
    1. Se despierta en nosotros el llamado por la intercesión.
    1. Rompemos con el conformismo, la monotonía y somos llenos de una verdadera pasión que nos lleva a actuar para extender el Reino de Dios.
    1. Recibimos nuevas fuerzas para afrontar el tiempo de angustia.

      1. RECIBIMOS LA LLUVIA DEL ESPÍRITU SANTO

“Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones”. Joel 2:28

Cuando nuestra vida de intercesión es permanente y nuestro clamor es genuino, ésto es como olor fragante que sube delante de Dios haciendo que la lluvia del Espíritu Santo sea desatada trayendo:

La revelación de Su palabra y Su dirección, necesarias para recibir así sabiduría, entendimiento, discernimiento y estrategias para conquistar.

Señales del cielo. Uno de los mayores milagros que el Señor anhela hacer en nosotros, es abrir nuestros ojos y oídos para movernos en la dimensión de lo sobrenatural, para poder experimentar milagros extraordinarios.

Sueños de Dios. Cuando clamamos al Señor, Su Espíritu viene a nosotros para llevarnos a concebir aquellas imágenes de multiplicación, sanidad, liberación y restauración que necesitamos ver. Podremos ver con claridad el cumplimiento de todas las promesas que nos ha dado.

      1. EL REINO DE DIOS ES SINÓNIMO DE PODER

“Pero iré pronto a vosotros, si el Señor quiere, y conoceré, no las palabras, sino el poder de los que andan envanecidos. Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder”. 1 Corintios 4:19-20

Establecer el Reino de Dios no consiste en transmitir nuestras propias palabras ni mensajes, se trata de transmitir el mensaje de la Cruz.

Si como líderes creemos al temor, confesaremos temor; si nuestros pensamientos están atados al pasado, ese será nuestro mundo y siempre confesaremos el pasado; si nuestro corazón no está ligado a la Palabra de Dios, se verá reflejado en un fruto de labios lleno de ociosidad, sin significado ni poder, sin enfoque e inútil para el propósito de Dios.

Cuando el Espíritu de Dios viene sobre nosotros no podemos callar; nuestro idioma cambia, nuestras palabras son transformadas y nuestros labios ungidos para proclamar la palabra de Dios con autoridad, la cual está cargada de vida y poder para crear.