GRACIA Y FAVOR
November 10, 2017
CÓMO PREPARAR UNA BUENA CÉLULA
November 23, 2017

“Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el muro de Jerusalén, y no estemos más en oprobio. Entonces les declaré cómo la mano de mi Dios había sido buena sobre mí, y asimismo las palabras que el rey me había dicho. Y dijeron: Levantémonos y edifiquemos. Así esforzaron sus manos para bien”.

Nehemías 2:17

ALGO EN QUE PENSAR

Sin duda, a través de este pasaje de Nehemías podemos ver cómo este hombre, quien confió en que tenía el favor y la gracia de Dios, pudo llevar un despertar espiritual a todas las personas de su ciudad. Pero de él aprendemos que no solo se quedó observando la necesidad de su pueblo ni tampoco trabajó solo en la reconstrucción de los muros de Jerusalén; por el contrario, esta Palabra nos inspira a ser agentes de cambio asumiendo el llamado de Dios y dependiendo del Espíritu Santo para servir en la obra de Dios.

 

  1. ERES EL INSTRUMENTO DE DIOS

“Después les conté cómo la bondadosa mano de Dios estaba sobre mí”. Nehemías 2:18a (NTV)

A lo largo de estas semanas has sido retado en tu vida espiritual estudiando la vida de Nehemías. Has identificado la necesidad de personas que Dios ha puesto en tu camino y sabes que la gracia y el favor de Dios es lo que necesitas para avanzar en Su propósito, más ahora es importante que recibas en tu corazón la certeza que eres escogido por Él para ser un instrumento de bendición, eres escogido para ser un líder de influencia.

Nehemías dejó a un lado su comodidad. Su compasión por su pueblo y su confianza en Dios lo llevaron a entender que era escogido para transformar la maldición de su ciudad en una tremenda bendición. ¡Dios te está llamando, Él pronuncia tu nombre hoy! Es tiempo de que renuncies al temor o a aquellas voces internas que te dicen que no tienes lo suficiente para poder predicar las buenas nuevas de salvación, es el tiempo de creer que eres el instrumento de Dios para llevar vida a quienes necesitan de Jesús, es tiempo de declarar las palabras de Nehemías: ¡la mano de mi Dios ha sido buena sobre mí!

 

  1. EL ESPÍRITU SANTO TE CAPACITA

“Solo el Espíritu da vida eterna; los esfuerzos humanos no logran nada. Las palabras que yo les he hablado son espíritu y son vida”. Juan 6:63 (NTV)

Nehemías logró transmitir al corazón de aquellos líderes de su ciudad, el deseo que ardía en su corazón por restaurar a su gente.

Cuando entiendes que la bondad de Dios posa sobre ti, esto te lleva a ser una persona que motiva, alienta y edifica.

Si eres líder de célula, debes entender que la visión que Dios ha plantado en tu corazón para realizar algo para Él, la debes transmitir a tus discípulos y confiar en que el Espíritu Santo pondrá ese mismo sentir en ellos de tal manera que puedas formar un equipo para la conquista. Si estás iniciando el caminar con Jesús y has sido cautivado por Su amor, tu mejor aliado para poder conquistar a tu familia y amigos para el Señor, será el Espíritu Santo.

En cualquiera de los casos, el Espíritu Santo ha sido enviado para revelarnos la Palabra, ha sido enviado para transformar nuestro corazón y es quien nos capacita para llevar a cabo el sueño de Dios para nuestra vida, nuestra familia y nación.

 

    1. AMOR EN ACCIÓN

“Como pueden ver, la fe por sí sola no es suficiente. A menos que produzca buenas acciones, está muerta y es inútil”. Santiago 2:17 (NTV)

Cuando haces del espíritu Santo tu guía, Él transforma tus debilidades en fortalezas, desarrolla una naturaleza de conquistador y sobre todo, satura tu corazón de un amor por otros. El amor no es solo palabras, el amor son decisiones y acciones, el amor debe ser demostrativo.

La Palabra en Juan 3:16 enseña que el Padre celestial nos amó tanto que dio… entregó, se despojó. ¡Él nos amó y lo demostró entregando a Su hijo Jesús!

A partir de ahora, se encenderá una pasión dentro de ti que te llevará a orar por la necesidad de alguien y ver el milagro en su vida; nacerás a una verdadera compasión que al igual que aquellos hombres que estaban con Nehemías, te llevará a levantarte y decidir ser un agente de cambio. A partir de hoy, tu corazón será sellado con un amor que viene del cielo, un amor que producirá buenas acciones como fruto de tu fe en Jesús.