RESCATADOS A PRECIO DE SANGRE
June 20, 2017
“Una Cita Divina” Experiencias de un Encuentro con Jesús
June 22, 2017

Tan solo una gota de la Sangre de Jesús en los matrimonios

 

La familia es la base de la sociedad, por lo tanto, se hace totalmente necesario asegurar un matrimonio saludable, lleno de armonía, unidad, amor y respeto. Aunque el enemigo intenta, de manera silenciosa atacar la relación de pareja, trayendo división y levantando toda clase de argumentos en lo espiritual, frenando la conquista en todas las áreas, el poder que hay en la Sangre de Jesús es suficiente para romper toda cadena de opresión y santificar cada hogar para cumplir Su propósito.

Con el deseo desatar la buena voluntad de Dios sobre cada pareja, y fortalecer la Red de Matrimonios de la Misión Carismática Internacional, los pastores César y Claudia Castellanos convocaron a la iglesia al Seminario de Parejas el cual se llevó a cabo los días 12, 13 y 14 de junio, no solo en Bogotá sino a nivel MCI global a través de transmisión simultánea, vía web.

5000 parejas en Bogotá y alrededor de 10941 conectadas por internet, tuvieron una cita con el Espíritu Santo. Fueron tres días donde tanto hombres como mujeres pudieron ser libres de todo pecado, heridas emocionales y maldiciones a través de cada ministración y por supuesto, la revelación del Poder que obtenemos de la Sangre de Jesús.

Sin duda, cada matrimonio que se dispuso para recibir este seminario, experimentó un nuevo comienzo glorioso, como consecuencia de volverse de todo corazón a los principios de la Palabra y no sólo reafirmaron su pacto matrimonial delante de Dios sino que también avivaron la llama del romanticismo.

Por supuesto, cada matrimonio recibió el sello del amor del Padre, aquel amor que ahora podrán transmitir tanto al interior de sus familias como a otros matrimonios que necesitan ser restaurados, matrimonios que necesitan la luz de Jesús.

Damos gracias a Dios por ser el pastor de nuestra iglesia y por haber preparado este tiempo para llevar a cada pareja a los pies de la Cruz, pues este era el tiempo de desatar orden en cada familia  y de conquistar con libertad todo lo que Dios ya determinó entregarles.