SEMINARIO DE PAREJAS
June 9, 2017
RESCATADOS A PRECIO DE SANGRE
June 20, 2017

“Y estando en agonía, oraba más intensamente y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra”.

Lucas 22:44

ALGO EN QUE PENSAR

El impacto de una bomba Atómica:

¿Sabías que inmediatamente después de la explosión de una bomba atómica se produce una bola de fuego extremadamente caliente y luminosa, con una onda térmica y explosiva que causa destrucción a gran distancia?

¿Sabías que cuando una bomba atómica explota a una altitud de 30 km puede incendiar en el suelo un área de 300 km de diámetro?

300 Kilómetros es la distancia que hay entre Bogotá y Santander.

En comparación a esto, la Sangre de Jesús es el arma atómica que Dios creó para destruir toda fortaleza de las tinieblas y destruir toda opresión del enemigo sobre nuestras vidas.

Si tú has vivido cargando un sentimiento de frustración, amargura o tristeza por causa de una herida emocional producto de un engaño, infidelidad de alguna persona muy allegada o quizá, has sentido opresión en el área familiar, financiera, o en su salud, esta es la oportunidad para que determines dar lugar a la Palabra de Dios, la cual trae una renovación en tu mente y aviva tu fe para poder tomar lo que te pertenece: una completa victoria.

  1. LIBRES DE UN CORAZÓN HERIDO

Características de una persona marcada por la traición:

  • Tiende a experimentar sentimientos de tristeza
  • Siente descontentamiento aun teniendo motivos para disfrutar
  • Se frustra con facilidad
  • Se siente atacada o menospreciada por otros
  • Se siente menos y desconfía de los demás
  • Lo controla la amargura y tiene pensamientos de venganza.

¿Te sientes identificado?
¡Existe una buena noticia!

La Sangre que Jesús derramó de Su frente aquella noche en el huerto de Getsemaní, fue por causa de enfrentar la traición de una de las personas más cercanas a Él. Jesús no solo experimentó el dolor de ser traicionado, sino que, al derramar esa Sangre, te estaba haciendo libre de la maldición de la desobediencia y creando en ti un corazón sano de toda herida y fiel para permanecer viviendo de acuerdo a los principios de la Palabra.

Así como el enemigo busca desestabilizar la vida de una persona a través de la infidelidad, robando la paz, la fuerza y el gozo; todo esto se revierte por causa de creer, decretar y aceptar, por medio de la fe, todo lo que la Sangre de Jesús hizo por ti.

  1. LIBRES DE LAS MALDICIONES HEREDADAS

Piensa por un momento en aquellas conductas, hábitos y circunstancias que son repetitivas en ti o en tu familia. ¿Puedes hacer rápidamente un listado?

Por ejemplo:

Adulterios
Pobreza
Esterilidad
Abortos
Enfermedades crónicas: infartos, cáncer
Muertes repentinas
Tendencia a engañar.

Existen pecados o consecuencias de pecados que hemos heredado de nuestros padres. Quizá como hijo has estado practicando un pecado que has recibido como atadura espiritual o has estado sufriendo los efectos del pecado de tus antepasados.

Más la palabra enseña que: Cristo nos rescató de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros, pues está escrito: «Maldito todo el que es colgado de un madero Gálatas 3:13. Este beneficio puede ser posible solo si decides aplicar, a través de la fe, el poder que hay en la Sangre que Jesús derramó en el Getsemaní.

A partir de ahora determina orar aplicando este derramamiento sobre tu vida para alcanzar libertad total.

  1. LIBRES PARA CONQUISTAR

Una vez identificadas aquellas raíces incorrectas y cancelar los argumentos que estaban robando la plenitud de Dios en tu vida, ¡ya eres libre para conquistar! Es tiempo de determinar permanecer en libertad, cerrar ciclos y avanzar hacia la conquista de tus milagros, tan solo aplicando 4 pasos:

Tener una Promesa: A ti no te definen las circunstancias, lo que digan otros o lo que pienses de ti mismo. Este es el tiempo de decidir escuchar solo la voz de Dios. Hay una promesa esperando por ti, para que la reclames, la conquistes y la disfrutes.

Visualizar: Visualiza cómo aplicando la Sangre de Jesús, se cierran ciclos en tu vida, se quita la pausa y se abren puertas de bendición.

Confesar: Ya no es tiempo de mantener vivo el dolor de lo que te hicieron, hablando de ello. Levántate y declara la Palabra de Dios, pues ésta tiene el poder suficiente para cambiar la atmósfera de donde te encuentres y renovar tu mente.

Perseverar: Desafíate a ser constante en aquello que Dios te ha revelado hoy. Tus ojos espirituales deberán estar puestos en Jesús, en aquel que te da la fe para creer. Confía en que el Señor te bendecirá, te pondrá por cabeza y convertirá todo caos del pasado en bendición y recompensa.

 

//]]>