Andrea Nuñez
May 30, 2017
Fabiola Quintero
May 30, 2017

Mi encuentro con Jesús sucedió hace 5 años. Aunque nunca fui negativo con el tema de Dios, no fue mi iniciativa buscarle a Él, por el contrario, todo fue sucediendo a través de mi cotidianidad. Vengo de una familia de padres separados y con dos hermanos menores. El ambiente que me rodeaba, mi edad y las amistades del momento, poco a poco me fueron conduciendo a las fiestas constantes y a encontrarme con el alcohol y la droga.

Tenía 16 años cuando una noche un amigo del colegio me hizo una invitación a una reunión en una casa, él no me explicó muy bien de qué se trataba, solo dijo que estarían allí más jóvenes y que íbamos a compartir, yo decidí ir. Supe que había estado en una célula, la verdad no me desagradó, más cuando me invitaron a la iglesia, inmediatamente pensé: esto si no me gusta. Mi amigo insistió, así que tomé la decisión de ir y al estar allí, quedé sorprendido, pues nunca antes había estado en una reunión de iglesia donde estuvieran tantos jóvenes reunidos, el desarrollo de la reunión como tal, la banda etc, todo me cautivó.

Ese fue mi primer contacto con un Dios que se interesaba por la nueva generación, perseveré en la asistencia a las reuniones y a través de las predicaciones empecé a entender realmente lo que era bueno para mi vida y lo que no. Recuerdo que más o menos al año mi hermano asistió al Encuentro, regresando completamente transformado, fue tan impresionante el cambio en él, que de una me motivé a ir, ¡yo también quería vivir eso! Llegué al encuentro con toda la disposición y con toda la expectativa de lo que iba a suceder. Esos tres días me hicieron enamorar de Dios, salí tan impactado por Su amor, que ahora mi corazón es completamente sano y libre de todo rencor hacia mi padre y pude perdonar. El Daniel de ahora, es una persona generosa, compasiva y que se deleita en servir a los demás, dando de la gracia que Dios le ha dado.

Tu también puedes darte una nueva oportunidad de que las cosas sean diferentes.   Conoce más de la U de la vida aquí.

 Registrarme